23 nov. 2010

S E F I N I








La guerra por lo imposible terminó

y perdimos los dos

Chau, me voy.

Me interno en la selva

a buscar mi corazón

y a mi muñeca que me habla y no la escucho


“¿de qué sirve una voz sin un oído que la reciba?”


Abandono todo, hasta mi bicicleta

Voy sola sobre mis pies

Con mi temible desnudez

Y oscuridad

No mas amabilidad,

no más dulzura.

Lo grotesco y la furia me avasallan

no reconozco ni mis ojos.

En la espalda, las cicatrices me doblan la columna

el peso del desprecio

me hundió

me comi la tierra y me tragué todo


por última

me levanto

camino firme

y te doy la espalda.

Ni mi mirada te voy a dejar.

5 comentarios:

  1. Muy Bueno Lucero! me gusta mucho el poema, me estremece la parte que dice que vas a buscar "la muñeca que habla" y que no escuchás. Te felicito. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. gracias!!
    por suerte empece a despertar
    beso grande!!!
    vayana ver la obra!!!

    ResponderEliminar
  3. Lu celebro cada poema tuyo porque tienen mucha fuerza, no dejes de escribir, besos.

    ResponderEliminar
  4. y estamos cada vez más lejos
    http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-166873-2011-04-24.html
    HORROR!

    ResponderEliminar